Recitační Soutěž ve Španělštině

RECITAČNÍ SOUTĚŽ VE ŠPANĚLŠTINĚ „ÚSTY BÁSNÍKA“

Dne 24.4.2019 se vybraní studenti našeho gymnázia zúčastnili osmého ročníku školní soutěže v recitaci poezie hispanofonních autorů, jejímž cílem je hlavně podpořit rozvoj komunikačních dovedností a znalosti kultury španělsky mluvících zemí mezi žáky škol v České republice. Soutěž se konala v prostorách Gymnázia mezinárodních a veřejných vztahů na Klamovce.

Pro letošní ročník bylo zadáno téma: Poezie 21.století.

Porotu tvořili zástupci z Velvyslanectví Spojených států mexických, Velvyslanectví Kubánské republiky a Velvyslanectví Španělska.

Zájem studentů byl opravdu veliký, celkem se recitační soutěže účastnilo 80 studentů.

Konkurence se sjela z celé České republiky.

Soutěž byla rozdělena do dvou kategorií.    

Pro kategorii A (věk 10 – 14 let) bylo zadáno minimálně 15 veršů, pro kategorii B (věk 15 – 19 let) minimálně 25 veršů.

Za kategorii B vystoupili před porotou Matyáš Kotlár ze 7.A s básní od Maria Benedettiho No te rindas, David Pokorný ze 7.A s básní od Eugenia Monteja La casa a Matyáš Bechný z 4.A s básní od Nicanora Parry El hombre imaginario.

Naši studenti se sice nakonec na pomyslnou bednu vítězů nepostavili, ale jak sama porota zdůraznila při vyhlašování vítězů – vybrat toho nejlepšího mezi tolika skvělými studenty bylo opravdu náročné.

„ Lo importante no es ganar sino competir.“     

Gratulujeme vítězům a těšíme se na další ročník!

Mgr. Martina Bartošková

 

MARIO BENEDETTI

No te rindas

Matyáš Kotlár 7.A, Klasické gymnázium Modřany

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

EUGENIO MONTEJO

La casa

David Pokorný 7.A, Klasické gymnázium Modřany

En la mujer, en lo profundo de su cuerpo

se construye la casa,

entre murmullos y silencios.

Hay que acarrear sombras de piedras,

leves andamios,

imitar a las aves.

Especialmente cuando duerme

y en el sueño sonríe

—nivelar hasta el fondo

no despertarla;

seguir el declive de sus formas

los movimientos de sus manos.

Sobre las dunas que cubren su sueño

en convulso paisaje,

hay que elevar altas paredes,

fundar contra la lluvia, contra el viento,

años y años.

Un ademán a veces fija un muro,

de algún susurro nace una ventana,

desmontamos errantes a la puerta

y atamos el caballo.

Al fondo de su cuerpo la casa nos espera

y la mesa servida con las palabras limpias

para vivir, tal vez para morir,

ya no sabemos,

porque al entrar nunca se sale.

 

NICANOR PARRA

El hombre imaginario

Matyáš Bechný 4.A, Klasické gymnázium Modřany

El hombre imaginario

vive en una mansión imaginaria

rodeada de árboles imaginarios

a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios

penden antiguos cuadros imaginarios

irreparables grietas imaginarias

que representan hechos imaginarios

ocurridos en mundos imaginarios

en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes tardes imaginarias

sube las escaleras imaginarias

y se asoma al balcón imaginario

a mirar el paisaje imaginario

que consiste en un valle imaginario

circundado de cerros imaginarios

Sombras imaginarias

vienen por el camino imaginario

entonando canciones imaginarias

a la muerte del sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria

sueña con la mujer imaginaria

que le brindó su amor imaginario

vuelve a sentir ese mismo dolor

ese mismo placer imaginario

y vuelve a palpitar

el corazón del hombre imaginario.